¡Comparte la entrada!

Con la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Protección de Datos, hay costumbres que no cambian por un cambio legislativo, valga la redundancia.

Las empresas, autónomos, asociaciones, fundaciones, comunidades de propietarios y/o entidades públicas, que dando una pincelada a su web comercial, incluyendo una ventana de aviso de las Cookies, una Política de Privacidad copiada de la página amiga…incluyendo el aviso en el correo y recabando el consentimiento…ya está todo y nada más allá de la realidad.

Hoy en día los ciudadanos conocen cuales son sus derechos y desean proteger su intimidad, saben que una empresa que ejerza un mal tratamiento de sus datos personales puede ser denunciada a la AGPD, Agencia Española de Protección de Datos, y conllevar a la misma duras sanciones.

Si la empresa no cumple las obligaciones anteriores, recuerda, no hacerlo puede suponer una sanción de hasta el 4% del volumen de negocio anual o de 20 millones de euros. Ésto no es ninguna broma, existen empresas que tienen que cerrar por culpa de estas sanciones, otras pierden reputación, su imagen se ve dañada, pierden clientes y a consecuencia se producen daños económicos.

Las empresas han de tomar las medidas necesarias para garantizar a los interesados, la seguridad de sus datos. Si se necesita un firewall, un antivirus mejor, en nuestra red para prevenir intrusiones, hay que instalarlo.

Si se toma la decisión de que no se instala y se sufre un incidente, puede que la empresa sea sancionada por no tenerlo…En definitiva, hay que adelantarse y pecar por defecto para evitar sanciones…o tirar los dados y rezar para que la AEPD no realice una inspección.

Se debe realizar el análisis de riesgos en la empresa, poner en marcha las medidas de seguridad recomendadas, se han de ir implementando nuevas aplicaciones para la seguridad de los datos e impedir que se produzcan brechas de seguridad.

Pero no os confieís, dado que una sola denuncia de un cliente deriva en una inspección de la AGPD en la empresa con la consiguiente comprobación del cumplimiento de la Ley y la auditoría de las medidas de seguridad implementadas, para saber si la seguridad que ha planteado la empresa es correcta.

Te estarás preguntando si te puede pasar a ti… ¿que tu empresa cómo lo tiene?

La respuesta es: Más vale prevenir que lamentar…