¡Comparte la entrada!

¿Tienes un negocio que ha estado expuesto o crees que ha estado expuesto al COVID-19?

El regreso a la normalidad en la actividad para todo el tejido empresarial español, ha causado un gran paréntesis en la economía, a causa de la pandemia de Covid-19. Este lunes 11 de mayo, hemos entrado en la fase 1 de la desescalada en España, excepto en algunas provincias, se permitirá la apertura de los negocios después de la paralización total o parcial, este proceso será lento y progresivo. El Gobierno ha anunciado las fases del desconfinamiento o desescalada, que se desarrollarán de forma diferente según las provincias.

En esta vuelta a la normalidad, o mejor decir a una “nueva normalidad”, cada uno de nosotros: empresarios, estamos en modo preventivo, totalmente ON para reanudar nuestras actividades cumpliendo unas condiciones, ya que el regreso va a estar determinado por las normas que irá imponiendo Sanidad.

Cada actividad retornará cuando le dé paso el Gobierno y según unas condiciones.

Para cumplir esta reapertura los locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales, tendremos que llevar a cabo una higiene en los mismos, deberemos limpiar y desinfectar al menos 2 veces al día, con especial atención a las superficies de contacto como mostradores, pomos, máquinas dispensadoras, etc. Una de esas limpiezas se realizará obligatoriamente al finalizar el día.

Para la limpieza se usará lejía u otros desinfectantes autorizados, desechando los materiales utilizados y equipos de protección individual.

Se desinfectará cada puesto de trabajo en cada cambio de turno. Si hay más de un trabajador atendiendo, las medidas se extenderán a los vestuarios, taquillas, aseos, cocinas y zonas de descanso.

Los trabajadores lavarán diariamente su uniforme o ropa de trabajo, con ciclos entre 60 y 90 grados.

Se garantizará la ventilación del local y se contará con papeleras con tapa y pedal, que deberán vaciarse al menos una vez al día.

Los clientes no podrán utilizar los aseos, a no ser que sea estrictamente necesario.

Si hay algún trabajador que haya sido diagnosticado de COVID-19 o en cuarentena, no podrá reincorporarse a su puesto de trabajo. Tampoco deberá hacerlo si comienza a tener síntomas, deberá abandonar su puesto de trabajo.

El autónomo o empresa deberá facilitar EPIs a todos los trabajadores, geles hidroalcohólicos o agua y jabón, si no es posible. Así como formación sobre el uso de los equipos de protección.

El control horario se tendrá que realizar por sistemas que no sean de huella o desinfectarse después de cada uso. Los horarios se adaptarán para garantizar la posibilidad de mantener la distancia mínima de 2 metros.

Las peluquerías, centros de estética o fisioterapia, en los que es más difícil mantener la distancia con el cliente, el equipo de protección deberá asegurar la protección del personal y cliente.

Se deberá poner a disposición de los clientes geles hidroalcohólicos y mascarillas, en la entrada del local.

Se evitará el autoservicio, el trabajador prestará el servicio para evitar la manipulación de los clientes. Y en el área textil o de arreglos de ropa, sólo podrá acceder al probador una persona, y deberá desinfectarse después de su uso.

La limpieza con ozono, está siendo la opción más recurrente que prepara los locales para su reapertura inminente.

El ozono es el biocida mas potente que existe siendo casi 1.000 veces mas efectivo que la lejía o el cloro, lo que le permite destruir cualquier tipo de virus o bacteria. Al tratarse de un gas, llega a cualquier ricón o superficie sin dejar ningún residuo y respetando el medio ambiente.

Desinfecta mobiliarios, aire, tejidos, tapicerías, conductos de ventilación, equipos informáticos, enseres…

Os dejamos unas pautas para que las tengáis en cuenta antes, durante y después del tratamiento:

Antes: Proteger con plásticos equipos informáticos, ipads, smartphones, papeles… al realizar la nebulización. Retirar toda la comida, recipientes y utensilios. Comunicar a todo el personal que se va a llevar a cabo un tratamiento de desinfección y las medidas a adoptar.

Durante: Desalojar todas las zonas donde se vaya a llevar a cabo la nebulización.

Después: Ventilar adecuadamente la zona una vez transcurrido el plazo de seguridad. Se recomienda además limpiar con un paño con agua todas las superficies que puedan estar en contacto con personas. Como medida de refuerzo, se aconseja la instalacion de higienizadores de manos.

Esperamos que esta información sea de tu ayuda, ¡mucho ánimo para afrontar esta nueva fase! Entre todos lo conseguiremos.

¿Qué te parecen estas medidas? ¿Cómo afrontas la desescalada? Nos encantará saber de tu opinión, déjanos un comentario más abajo. ¡Gracias!